Exterior de la Feria de Barcelona. (Mar García)

La organización del evento (la Asociación GSMA) esperaba recibir más de 107.000 visitantes, la cifra del año anterior. El Mobile World Congress es una de las mayores ferias celebradas en la ciudad de Barcelona, que genera alrededor de 475 millones de euros a la economía de la ciudad. El evento crea aproximadamente 13.000 puestos de trabajo, principalmente camareros, cocineros, operarios de montaje, seguridad y azafatos entre otros.

LAURA GARCÍA MARTÍNEZ; MAR GARCÍA, Estudiantes de tercero de periodismo

La feria, que contaba con 2.400 empresas expositoras, 160 delegaciones gubernamentales y 200 países, se centraba este año en el 5G, la inteligencia artificial, la conectividad inteligente, el internet de las cosas y los macrodatos. Las principales marcas protagonistas eran Facebook, Google, Huawei, LG, Nokia, Samsung y Sony.

John Hoffman, consejero delegado de GSMA reiteró, antes de la suspensión, que el contrato para organizar el MWC en Barcelona tenía vigencia hasta 2023 y que los asistentes están muy contentos con la localización.

Suspensión de la 14ª edición del MWC

A causa de la alerta por coronavirus, durante las últimas semanas diversas de las grandes compañías de telecomunicaciones han ido anunciando su baja al evento, hasta que finalmente los organizadores de este han decidido suspenderlo. La feria, que iba a celebrarse entre el 24 y el 27 de febrero, se ha cancelado suponiendo pérdidas multimillonarias para la economía de la ciudad y dejando un fuerte impacto en sus ciudadanos, a pesar de que empresarios y sindicatos reiteran la calidad de la salud catalana. 

La guerra de las declaraciones: ¿Se trata estrictamente del coronavirus?

Aunque el motivo de peso para haber suspendido el Mobile World Congress haya sido el coronavirus, tal y como afirmaba el director general de GSMA, Mats Granryd “ha sido imposible realizar este evento por razones de fuerza mayor, había otras prioridades como la salud y la seguridad”, existen diferentes posiciones al respecto. Muchos no están de acuerdo con la decisión tomada, entre ellos el presidente de la Fira de Barcelona, Pau Relat, quien ha insistido en diversas ocasiones que ni Barcelona, ni Catalunya, ni España están en zona de riesgo del virus y que, por tanto, no existe ninguna razón para no haberse celebrado. La postura de Relat es totalmente comprensible, teniendo en cuenta la pérdida de ingresos que supone dicha anulación. “La OMS no ha recomendado en ningún momento no desplazarse y además se están celebrando otros eventos internacionalmente, por tanto, dicha situación no queda amparada”, afirma el profesor de Política Turista del CETT-UB, Óscar Casanovas. 

Incluso la propia alcaldesa de Barcelona se ha pronunciado: “estaba todo a punto para hacer la mejor edición; lamento tanto el impacto económico como todo el trabajo realizado para que al final no se celebre”.Su posición también es contraria a la anulación, pese a los posibles impactos de salud que podría traer el virus a la ciudad condal.

Los trabajadores

El MWC es una feria que crea alrededor de 13.000 empleos de forma directa y afecta indirectamente a otro tipo de trabajadores de otros sectores, como es a los servicios, la hostelería y el turismo. Muchos trabajadores, especialmente taxistas, personal de limpieza, de seguridad, jóvenes que trabajan de azafatos, promotores o camareros, esperaban el Mobile como una buena ocasión para sacarse un dinero extra.

Además, existen otras afectados menos conocidos por la suspensión de la feria, como aquellos que iban a sacar partido de su propio hogar, alquilando habitaciones o incluso apartamentos enteros. 

Algunos jóvenes, especialmente estudiantes, nos explican que el Mobile es una muy buena oportunidad para trabajar y sacarse algo de dinero en una época del año donde las ofertas no abundan. Todos los trabajos temporales suelen ser en épocas de vacaciones como Navidad o verano y el MWC representaba unos intensos días de trabajo a cambio de una cantidad de dinero que viene bien.

María Lozano, quien iba a trabajar en el evento como azafata, nos comenta su posición actual.

Enric Gómez, se encuentra en la misma posición que María, tenía trabajo temporal en el MWC y se ve sin esos ingresos. 

Los taxistas

Los taxistas son unos de los principales protagonistas afectados por la cancelación del evento, ya que el MWC representa “el agosto” para el sector, y no solamente nos referimos a taxistas, sino también a empresas VTC.  El Mobile representa, para los conductores, una facturación alrededor del 30% por encima de un día normal, según calcula la patronal Unauto, esta pierde unos 12 millones de euros. Además, se dejarán de contratar a los 1.500 eventuales que se habían previsto para lidiar con el aumento de la demanda de esos días.

El sector lamenta que no se haya pospuesto el congreso y directamente se haya decidido cancelarlo. Además, no entienden porqué se realizan otros eventos internacionales en otras ciudades y porque siguen aterrizando aviones procedentes de China y en cambio se ha suspendido el MWC de manera rotunda. Por lo tanto, creen que, aunque la causa principal es el coronavirus, las presiones políticas sobre la capital catalana van más allá del virus.  

Antonio Mejías, uno de los miles de taxistas afectados por la cancelación del Mobile World Congress afirma que el mes de febrero es una época del año floja para el sector, por lo que dichos eventos les proporciona mucho trabajo, además de ayudarles a recuperarse económicamente. Mejías asegura que la suspensión del acontecimiento supone unas consecuencias duras, unas perdidas de un beneficio real.

En el siguiente gráfico se puede observar cómo desde el año 2006, año en el que se acordó la celebración del evento en Barcelona, el impacto en la economía de la ciudad condal ha ido en aumento, llegando a cifras de 493 millones de euros en el último año 2019. 

Gráfico sobre la Evolución del impacto del Mobile World Congress en la economía de Barcelona. (Expansión, Europa Press)

Los hoteles y el sector servicios

La cancelación de la feria supone grandes pérdidas para los hoteles y los restaurantes. En febrero, temporada baja, la semana del MWC suponía prácticamente llenar toda la ciudad, incluso superando a los ingresos que se obtienen en los meses de verano.

Vicente Sánchez, dueño de un restaurante cercano al recinto ferial, asegura que la cancelación del evento va a comportar grandes perdidas económicas. 

Según cálculos del presidente del Gremio de Hoteles de Barcelona, Jordi Mestre, en torno a un 20 % de esos 492 millones de euros eran los ingresos esperados por la hostelería, que tenía reservadas unas 28.000 habitaciones a un precio pactado con la agencia oficial del Mobile. Los hoteles cuadruplican, de media, sus precios en las fechas del Mobile World Congress, pero tras su cancelación, las reservas han caído y los hoteles se ven obligados a rebajar sus precios por debajo incluso de lo habitual.                                                              

La restauración es otro de los sectores más afectados, ya que los congresistas suponen una importante fuente de ingresos para los restaurantes de la ciudad.   

Reservas en hoteles tras la cancelación. (CoStar Reality Information)

En el siguiente Infogram se puede observar cómo ha sido este impacto en la economía de Barcelona desde el año 2006. En un primer momento, los ingresos por la celebración del evento no llegaban a los 150 millones, pero con el paso de los años las cifras han ido aumentando. En 2020 se esperaba llegar a casi los 500 millones de euros, la cifra más alta hasta la fecha.

Infogram sobre los ingresos que genera el MWC. (Laura García)

Otros aspectos

Otros sectores también afectados, aunque en menor medida, son los establecimientos y comercios, especialmente el comercio de lujo.

Los vuelos privados también aumentan, el año pasado el aeropuerto de El Prat operó un total de 351 vuelos privados durante la semana del congreso, un 95 % más que en una semana habitual del mes de febrero. Además, las ventas del aeropuerto, según informó Aena, subieron un 43% durante esa semana, y más del doble de personas de lo habitual utilizaron las salas VIP, hecho que se relaciona directamente con el Mobile World Congress, donde los participantes mueven grandes cantidades de dinero. 

Otro aspecto se relaciona con el escaparate internacional para la ciudad de Barcelona que supone una feria como el Mobile World Congress. El evento trae a más de cien mil congresistas, tres mil periodistas y centenares de turistas interesados por la ciudad que aparece constantemente en las noticias como el foco mundial de la tecnología.