TEXTO FICTICIO

Tras las alertas de un posible corte de luz masivo de duración indefinida en toda Europa, muchos se preguntan qué podría pasar en España durante el Gran Apagón. ¿Los pueblos campestres aprovecharán las flaquezas de las grandes ciudades para apoderarse del país?

Elaboración propia

Son muchas las preguntas que generan esta amenaza: ¿Cómo podrán cocinar ahora sin microondas? ¿Sabrán limpiar sus casas sin la roomba? ¿Serán capaces de una vida sin todas las comodidades de las tecnologías o se hundirán en la propia oscuridad del apagón? Es el momento de los pueblos olvidados de alzarse ante aquellos que los ningunearon y la situación de esta guerra entre clases es sorprendente.

Elaboración propia

Los nuevos protagonistas españoles

Sin electricidad, nos veremos obligados a recurrir a hábitos arcaicos como desplazarnos en carruaje, comunicarnos a través de cartas o encender velas para alumbrar. Sin embargo, hay pueblos como Alcalá de Júcar, en Albacete, que no verán alteradas sus costumbres. Con sus 1.194 habitantes, los vecinos siguen llamándose a voces y el panadero recorre el pueblo en su habitual bicicleta.  
En Valdelavilla se grabó la serie El Pueblo, pero ni los actores han vuelto. Actualmente, no reside nadie en este pueblo de la provincia de Soria, aunque se trata de una ubicación con instalaciones ideales para sobrevivir al apagón. Aprovechando las casas vacías, han decidido llenarlas de alimentos en conserva, papel higiénico y otros suministros para abastecer a sus aliados.

Elaboración propia

Entre ellos, se encuentra La Hiruela, situado al norte de la Comunidad de Madrid, que ya ha conseguido conquistar la zona de la mano de sus 65 habitantes, todos ellos familiares. El único autobús que existía se ha convertido ahora en un carro tirado por dos bueyes, Zipi y Zape, el orgullo del pueblo.

Elaboración propia

Estos insurgentes han decidido establecer un lenguaje clave para evitar cualquier tipo de filtración ante los rivales. Ahora se comunican a través de código morse o señales de humo.

Los diez pueblos que dominan España

La nueva vida en las ciudades

Ante la nueva situación de los que algunos ya califican como “La Era Oscura”, los urbanitas de las grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia ven afectada su rutina diaria.

Algunos declaran no poder cocinar, andar por casa de noche o incluso limpiar el suelo sin su aspirador. Aun así, las clases más bien estantes se sienten aliviadas. “Nunca había sentido tanta paz al haber alquilado una chacha humana y no cualquier aparato moderno, Mari Cruz sigue funcionando a pesar de esta catástrofe”, declara un vecino del barrio de Salamanca.

Otros en cambio, al ver sus hogares inutilizados, han decidido desplazarse a sus segundas residencias en el monte. Aunque ya no existe el mundanal ruido tal y como se conocía, los privilegiados que cuentan con un retiro natural deciden huir de los llantos que resuenan en las calles para escuchar los pájaros. “No soportaba más a mi vecina, que lloraba todo el día por no poder escuchar los gritos de Belén Esteban y Kiko Matamoros en la televisión. Para mi salud mental es mejor el sonido de la naturaleza”, afirmaba una vecina del Eixample de Barcelona.

Elaboración propia

Si quieres leer más relatos ficticios haz clic aquí.

Artículo anteriorFelipe VI se convierte en plebeyo por un día
Artículo siguienteFaltan defensas en la UAB para combatir el ataque informático