https://www.traveler.es/experiencias/articulos/video-de-barcelona/9699

La ciudad condal cuenta con diferentes culturas culinarias que generan un gran interés gastronómico para los visitantes

Autores: Martina Altimira, Jessica Blasco, Cristina Cámara y Victor Castilla

Barcelona es una ciudad multicultural que reúne diferentes visiones del mundo en un mismo lugar. Así lo reflejan los restaurantes de la zona, que ofrecen gastronomía de diferentes culturas como la latinoamericana, europea, asiática y africana. La capital catalana está situada entre las cuatro mejores ciudades gastronómicas del mundo, según expertos de la plataforma TripAdvisor.

La ciudad cuenta con una gran tradición de cultura culinaria nacional e internacional que atrae tanto a turistas como a residentes. Comer en sus restaurantes te permite viajar por estos lugares a través de los sabores y los olores. Los tacos mejicanos, la pizza napolitana, el pollo tikka masala o el cuscús son algunos de los platos que se pueden probar dentro de la capital catalana. 

El restaurante Quiote Mezclaria es el mejor restaurante de comida mexicana de la ciudad, valorado con 5 estrellas en la plataforma TripAdvisor. Dentro de la gastronomía europea, destacan la comida italiana y la alemana con Le Romane y Devil’s Kitchen, con 4,5 y 5 estrellas, respectivamente. En cambio, por lo que respecta a la comida india, el Bembi destaca en la plataforma The Fork, con un 9,5 sobre 10 por los usuarios y expertos.

La capital catalana también ofrece la cultura gastronómica exótica, donde sobre todo destacan restaurantes tradicionales africanos y hawaianos. Entre ellos se encuentra el restaurante Lounge Marrakech, liderando el ránking de valoraciones de los 20 locales que ofrecen esta gastronomía, con una puntuación de 8,9, según The Fork. Y también el Señor Piña, valorado como el mejor de los 20 restaurantes hawaianos de la ciudad, con una puntuación de 5 estrellas en TripAdvisor.

Artículo anteriorEls experts adverteixen que és aviat per anticipar la fi de l’erupció del Cumbre Vieja
Artículo siguienteEl focus d’ETA durant la Transició