El mapa muestra diversos lugares del mundo en los que actuaron diferentes asesinos en serie. Estas personas cometieron crímenes atroces que quedaron grabados en la memoria.

En América, Gary Ridway, mejor conocido como El asesino de Green River fue culpable del asesinato de 48 mujeres, aunque en el juicio confesó que habían sido 71. Según un artículo publicado en el diario La Verdad, Ridway es considerado uno de los asesinos más prolíficos de la historia de Estados Unidos. En este mismo continente, Luís Alfredo Garavito, responsable de asesinar y violar a 189 niños de entre ocho y dieciséis años de edad, es considerado por los colombianos el peor asesino en serie de su país. Fue condenado a la pena máxima en Colombia (40 años). Finalmente, Pedro López Monsalve, también conocido como El monstruo de los Andes, fue sentenciado por la muerte de 110 niñas, aunque confesó más de 300 muertes de niñas y jóvenes de Colombia, Ecuador y Perú.

En Europa, concretamente en Alemania, se ubica Niels Högel que está considerado, según el diario el País, el mayor asesino en serie de la historia criminal alemana desde la Segunda Guerra Mundial. Este enfermero es culpable de la muerte de un centenar de asesinatos, aunque hay indicios de que la cifra sea mayor. En Reino Unido, Harold Shipman, conocido como El doctor muerte, fue acusado por unos crímenes similares a los de Högel, ya que asesinó a más de 200 pacientes. Manchester Evening News informa que no es posible saber el número exacto de pacientes asesinados por Shipman.

En el continente asiático, Yang Xinhai, cometió 67 asesinatos que provocó la exterminación de varias familias de campesinos. Además, violó a 23 mujeres. Xinhai fue ejecutado por estos crímenes en 2004. Alexander Pichushkin, El asesino del ajedrez reconoció que mataba a golpes a sus víctimas y acto seguido dejaba una moneda en un tablero. Fue acusado en Rusia por haber asesinado a 49 mujeres, aunque él asegura que fueron más. En el mismo país, Mikhail Popkpov, exagente de polícia, violó y mató a más de 80 mujeres en Angarsk. Por último, Andrei Chikatilo era un profesor ruso que fue condenado por violar y matar a 53 personas. Según un artículo de La Vanguardia, Chikatilo no solo mataba a sus víctimas sino que se las comía.

Todos estos asesinos en serie comparten ciertos patrones de comportamiento. La mayoría de ellos provienen de familias desestructuradas que crearon un rechazo hacia la figura femenina. Por ello, muchas de sus víctimas eran mujeres.

Realizado por:

Júlia García

Nerea Giménez

Nerea Gil

Ariadna Girbau

Gisela Guerra

Ana Juste

Artículo anteriorBANKSY PINTA EL MÓN
Artículo siguienteEl llampec alemany: la invasió de Hitler a França