¿Cuál es el presente del periodismo y qué futuro le auguran los periodistas y profesores de la Facultad de Comunicación de la UAB Manuel López y Josep Carles Rius? Este fue el eje de la sesión del “Primer ciclo e ideas Argonautas – El viaje del conocimiento” celebrada el martes 3 de noviembre, en el transcurso de la cual Manuel López y Josep Carles Rius presentaron sus libros “La ética y los periodistas que hacen publicidad” y “Periodismo en reconstrucción”. Los alumnos Adrián Núñez i Paula Aviñoa presentaron a los ponentes destacando de Manuel López su papel en la fundación y puesta en marcha de El Periódico de Catalunya y de Josep Carles Rius su labor como director de Público, responsable del suplemento dominical de La Vanguardia y decano del Colegio de Periodistas de Catalunya. 

«mientras haya sociedad habrá periodismo»

Manuel López empezó diciendo que “el periodismo siempre existirá” y que “mientras haya sociedad habrá periodismo”. Es cierto que está en horas bajas, reconoció, pero lo atribuyó a que los empresarios actuales no han sabido resituarse en los nuevos tiempos. Los viejos y nuevos medios necesitan periodistas. Habrá trabajo y hay muchas salidas profesionales para ellos, dijo. Citó a Jordi Évole que empezó siendo un cómico y ahora es un referente para los estudiantes de Periodismo y que dijo en una visita a la Facultad que es fundamental el estudio de la carrera. Reclamó que se respete la ética profesional y recomendó a los estudiantes que pongan en marcha una web o blog personal ya, no esperar a hacerlo en el último curso de la carrera. Resumió su intervención diciendo que los estudiantes de Periodismo tienen un gran futuro y cruzó los dedos esperando la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. 

Josep Carlos Rius empezó destacando que ese martes era el día perfecto para hablar de periodismo cuando se decide el próximo presidente de Estados Unidos. Afirmó que en 2008, la gran recesión puso a prueba al periodismo y atribuyó a su crisis el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016. Trump desacreditó a los periodistas y el periodismo y apostó por relacionarse directamente con sus seguidores a través de las redes sociales. Señaló que Umberto Eco y Zygmunt Baugman ya avanzaron ese peligro. Al mismo tiempo, Rius cree que la amenaza de Trump revaloriza el periodismo convencional, lo cual hace que muchos medios clásicos aumenten sus ventas y suscripciones en Estados Unidos. Cree que vivimos en un nuevo sistema eco-mediático, con la continuidad de los medios clásicos y la aparición de nuevos medios cuya elaboración no es excesivamente costosa. En cuanto a los retos que encaran los periodistas actuales entiende que son: defender la veracidad (contra las fake news); crear islas de credibilidad; luchar contra la segregación mediática entre los ciudadanos que se informan correctamente y los que no; ser útiles socialmente; voluntad de independencia, para ser responsable de lo que se escribe;  tener una actitud crítica con el poder; voluntad de objetividad (aunque no exista nunca al cien por cien) que no quite la capacidad de indignación, el compromiso con la verdad; prepararse intelectualmente; aportar conocimiento y contexto a la información y tener la capacidad de hacer un periodismo imaginativo y creativo.

A continuación, los estudiantes formularon periodistas a los dos ponentes. En este turno, Josep Carles Rius afirmó que las redes sociales son útiles y necesarias y hay que saber utilizarlas para dar en ellas la batalla de la veracidad contra la intoxicación y las mentiras.  Insistió en que el periodista tiene que ser lo más objetivo y veraz posible sin que ello implique que no tenga sus ideas propias. Reconoció que los periodistas sufren presiones pero afirmó que hay que saber administrarlas. Y consideró erróneo caer en el periodismo de trinchera, muy encorsetado ideológicamente. Sobre el interés de los medios por conseguir el máximo de ‘visitas’ posibles, Rius abrogó per maximizar las ventajas de las redes y minimizar sus defectos, animando a los nuevos periodistas a no participar en el deterioro de la búsqueda de clicks a cualquier precio. Resaltó, finalmente, que hay una parte de la sociedad que se rebela contra ese deterioro de la comunicación. Según él, dar esa batalla es apasionante.

Manuel López afirmó que estamos ante un momento de desubicación de la sociedad y lo comparó a la aparición de la imprenta cuando gran parte de la población era analfabeta. El problema actual es seleccionar la información adecuada entre la gran cantidad que recibimos. Apeló porque se imparta la asignatura de ‘Comunicación’ desde los primeros ciclos educativos. Nos viene encima un mundo muy complicado, dijo, donde la tecnología nos va a bombardear aún con más información, con la que habrá que saberse manejar. El reto que tenemos es trabajar muy seriamente y prepararse para lo que va a venir. Recordó que Google creó hace unos años Google News para resumir las noticias de cada país, lo cual provocó la queja lógica de muchos medios porque les restaba protagonismo aparte de que aplicaba criterios de selección de noticias propios que no tenían por qué coincidir con los de cada país o área geográfica.

Rius afirmó que es necesario que existan grandes medios que cohesionen la sociedad al mismo tiempo que medios de todos tamaños e incidió en la necesidad de unos medios de comunicación públicos plurales y objetivos, que reflejen la pluralidad de la sociedad. Entiende que los medios de comunicación son un servicio público aparte de un negocio y que hay que ser exigentes con ellos. Manuel López destacó que en un país nórdico los niños leen la portada de un periódico a primera hora de la mañana y se acostumbran a darse cuenta de que no están solos en el mundo. Lo que no puede ser es, según él, que los estudiantes de Periodismo no sepan lo que ha sucedido en nuestra historia reciente. Tanto él como Rius insistieron en la necesidad de llevar la comunicación y la información a las primeras fases de la educación. 

En relación a quien puede ser calificado de periodista y quien no, Manuel López apeló a la vocación de quienes informan y coincidió con Josep Carles Rius en que hay que aprender y utilizar correctamente los instrumentos con los que comunicar adecuadamente.  Para Rius, la carrera es el mejor camino para formarse como periodista pero no es el único, teniendo claro que no cualquiera puede hacer bien este trabajo. López dejó claro que el número de personas que trabajan en los medios convencionales sin ser periodistas es mínimo.  Otra cosa es que una buena foto o una buena noticia pueda aportarla alguien que no ha estudiado en la Universidad.  Rius concluyó su intervención animando a los estudiantes a formarse tanto dentro como fuera de la Facultad para tener una cultura sólida para ejercer bien la profesión. La profesora Teresa Velázquez hizo una última intervención reivindicando también la parte teórica en el currículum académico, recordando una intervención del periodista Iñaki Gabilondo en la Facultad de Comunicación de la UAB en la que reclamó que los estudiantes se formen en Periodismo y a todos los niveles personales, culturales y tecnológicos.