La experta en periodismo de datos, Eva Belmonte, ha realizado este martes una conferencia virtual sobre verificación de información pública y periodismo de datos. Las sesión de la reconocida periodista forma parte del I Ciclo de diálogos e ideas: Argonautas – El viaje del conocimiento,  una serie de conferencias, charlas, seminarios, presentaciones de libros y encuentros que se han desarrollado entre octubre y diciembre del presente año.

Eva Belmonte es periodista especializada en el análisis y tratamiento de información pública y es la codirectora de la Fundación Ciudadana Civio. En 2016, recibió el Premio Gabriel García Márquez a la innovación periodística,​ y el Data Journalism Award a la mejor investigación del año por «Medicamentalia», una investigación​ sobre la brecha global en el acceso a la salud. Unos años después, en 2019, consiguió el Data Journalism Award al Mejor Portafolio Individual del año. 

Belmonte ha iniciado la conferencia explicando sus inicios en el mundo del periodismo. Si bien desde los 6 años ya tenía ambición por la profesión, al crecer se sintió decepcionada por la tradicionalidad del periodismo: “empecé de becaria en El Mundo pero me decepcionó el hecho de hacer un periodismo que picaba piedra en un medio sin aportar nada más. Yo creía en un periodismo más romántico”.

En uno de los ERES de 2012, Eva fue despedida de la empresa, y en ese momento se decidió por desempeñar un periodismo político – era su ámbito de interés-  que se preocupara por “lo que de verdad pasa, sobre las normas y los hechos que nos afectan. Creo en el periodismo como servicio público, como algo que de verdad puede cambiar las cosas”.

Es por ello, y por su compromiso con la exigencia de la profesión, que ese mismo año creó un blog donde analizaba las publicaciones del BOE y hacía noticias sobre ellas. “Me molestaba el periodismo que hablaba de leyes sin explicarlas ni entenderlas, y eso no me parecía honesto”.  A partir de la lectura de las publicaciones del boletín, se dio cuenta de que en ellas se hablaba de temas importantes y que concernían a la población de los cuáles no se tenia constancia. “Encontré noticias gordas que nadie mas veía. Podía sacar noticias de documentos que a priori no parecían interesantes”.

“lejos de servir de altavoz al poder, trataba de entenderlo y vigilarlo bien”

A partir de allí nació el proyecto “el BOE nuestro de cada día”, una iniciativa que, lejos de servir de altavoz al poder, trataba de “entenderlo y vigilarlo bien”, tal y como ha asegurado Belmonte. “Tenemos que entender que periodismo debe explicar a la gente cosas que le afectan, y si te quedas con el anuncio del gobierno sobre una ley te estás perdiendo la letra pequeña. Un ejemplo es cuando anuncian ayudas y al final te das cuenta de que acabas recibiendo mucho menos dinero del que el gobierno prometía”.

Tras la explicación de su primer proyecto, la periodista ha abordado el uso del Periodismo de datos como especialidad clave para el ejercicio de su profesión. “El periodismo de datos no es un tipo diferente de periodismo. Es simplemente una forma de presentar la noticia que se vale más que solo de información en texto”. El viaje de Eva con el periodismo de datos empezó analizando los indultos que se concedían en España. “Creamos una base de datos enorme de indultos hechos desde 1996 donde podíamos sacar conclusiones”.

Este tipo de periodismo convirtió a Eva y su equipo en especialistas en análisis de indultos, entre otras especialidades del servicio público. “Si puedes ser especialista en un tema concreto, cada vez que estos temas estén de actualidad eres la persona de referencia y esto es muy importante”, ha recalcado la periodista. “Con los indultos queríamos tener datos fiables de información que no aparecía en ningún otro sitio, pues nunca cuentan desde el gobierno las personas que se indultan. Si tu no vigilas el BOE, no sabes que han indultado a alguien, y nos dimos cuenta de que los indultos, algo que debe ser excepcional, no lo eran tanto”. Por ello, el equipo de Eva creó un indultómetro a principios de 2013. “Desde entonces, han bajado de forma drástica, no solo por presión social, sino porque sabían que alguien lo estaba contando”. Fue tal la repercusión del trabajo de Belmonte que los medios generalistas han usado su indultómetro para hablar del tema.

Diapositiva de un gráfico de CIVIO.

Las investigaciones que llevan a cabo se alejan del periodismo tradicional, del que intenta cubrir todos los ámbitos de la actualidad. “No cubro todo, no sigo lo que ocurre a diario. Nuestras investigaciones son a fuego lento. Queremos ser especialistas en todo lo que tiene que ver con lo público. Sabemos de normas y leyes que se aprueban. Sabemos de acceso a la salud, de relaciones de poder, conflictos de interés… Nos centramos en eso y solo cubrimos eso”.

“hay mil maneras de hacer periodismo mucho más divertidas que trabajar en un medio tradicional”

Uno de los mensajes que Belmonte ha querido transmitir es el de la idea de que hay muchas formas de hacer periodismo. “hay mil maneras de hacer periodismo mucho más divertidas que trabajar en un medio tradicional. Nuestro modelo de periodismo es muy distinto y cuesta de entender a los ‘dinosaurios’ de la profesión”.

El periodismo de datos, tal y como ha remarcado la periodista, ha sido crucial para desarrollar sus investigaciones. “La realidad es compleja, y el periodismo es explicar de forma sencilla hechos complejos. Por eso nos apoyamos de gráficos que ayuden a entender la información que aportamos”. Además, ha explicado que, por un lado, mucha información que aportan no puede entenderse solo mediante un texto, pero, por otro lado, “por mucho que hagas la visualización mas bonita del mundo necesitas una historia y una narración que la acompañe, y eso es bonito porque significa que los periodistas aun servimos para algo”.

Otros proyectos que ha llevado a cabo la periodista han sido “Medicamentalia”, una investigación internacional iniciada en 2015 sobre el acceso a la salud que analizaba el precio de los medicamentos en distintos países -por el que recibió el Premio Gabriel García Márquez a la innovación periodística y el Data Journalism Award- y, el más reciente, una guía con información extensa sobre las ayudas del Gobierno a las que la ciudadanía puede optar en relación al COVID. “No es suficiente ver en la prensa que el gobierno aprobaba una ayuda. Tienes que llegar a esa gente que necesita estas ayudas: como obtenerlas, donde encontrarlas, a quién van dirigidas… si no, no sirve par nada. Hay gente a quien esto no le parece periodismo, pero para nosotros es periodismo puro,  el ver como les afecta un tema”.

Como mensaje final, Eva Belmonte ha querido recalcar que todos los tipos de periodismo son importantes, y todos, en mayor o menor medida, sirven de ayuda al ciudadano. Además, su equipo aboga por la transparencia de los datos que aportan y resalta la importancia de que el lector confíe en la información que lee: “Yo quiero que el lector confíe en mi,  porque lo que le voy contando tiene una base. Somos partidarios de publicar una metodología muy detallada para que el lector pueda comprobar que lo que cuento es verdad, y para que el lector pueda confiar en mi tengo que darle pruebas. Esto es lo más importante”.