El futuro de los programas de intercambio educativo genera incertidumbres en las negociaciones del Brexit. Erasmus+ requiere fórmulas legales sobre libre movilidad y financiamiento, mientras los tiempos se acortan.

El 53% de los estudiantes británicos que estudian en el extranjero lo hacen a través de Erasmus+, el programa de estudios emblemático de la Unión Europea que atrae a países comunitarios y no comunitarios. Sin embargo, con la confirmación del Brexit se ha generado más de una incertidumbre sobre la continuidad del programa en Reino Unido, que se mantiene formalmente hasta el 31 de diciembre de 2020.

Los tiempos de negociación son cada vez menores de cara al nuevo ciclo del Erasmus+ (2021–2017). Desde 2018 se busca una fórmula para incluir a Reino Unido en el programa, pero los deadlinesse acortan por la falta de acuerdos en Londres que terminaron con la dimisión de la ex primera Ministra Theresa May. A esto se suma la pausa global generada por la pandemia del Coronavirusque impide el avance el avance de la ronda de negociaciones.

El escenario genera incertidumbres en el Reino Unido y fuera de él.  El programa de intercambio estudiantil recibió 9,720 aplicaciones en la convocatoria 2017, según información de la Biblioteca de la Cámara de los Comunes. Esto le sitúa en el octavo lugar en Europa en número de convocatorias. 

Los pronunciamientos oficiales de Reino Unido se muestran ambiguos por distensiones políticas. En enero de 2020, en la Cámara de los Comunes (Parlamento Británico), se debatió la moción de los Demócratas Liberales para que dejar por sentado, como uno de los puntos del proyecto de ley del Acuerdo de Retirada, que Reino Unido se mantenga en el Programa de Educación de la Unión Europea. En el resultado fue un revés de 344, frente a 254 votos.    Se impuso la postura del Partido Conservador y Unionista. Los ‘tories’, como se los denomina, ostentan actualmente la mayoría del parlamento. 

Frente a la ola de incertidumbres que generó el revés parlamentario en la opinión pública, el Gobierno de Boris Johnson trató de las sostener las negociaciones. A través de su portavoz en el departamento de Educación, confirmó el interés oficial de continuar con el programa Erasmus +. 

Reino Unido es un importante receptor de estudiantes en el resto del Europa, quienes también verían condicionado sus oportunidades de estudio, en caso de no lograrse un acuerdo. 

¿Cuál es el costo de continuar participando en el programa de intercambio estudiantil luego del Brexit? Según un informe breve de la Biblioteca de la Cámara de los Comunes, las diferencias se centrarían en las concesiones de libre movilidad y en las contribuciones financieras al programa. El Comité de Educación de Reino Unido del Parlamento Europeo recomendó buscar la alguna formula de continuidad. Una alternativa de intercambio estudiantil costaría a Reino Unido alrededor de 100 millones de euros, al año.

Erasmus+ se sitúa como el tercer programa más exitoso de la Unión Europea y vive un buen momento.  De acuerdo con una evaluación intermedia del programa (2014 -2020), emitido en enero de 2018 al Parlamento Europeo, se presentaron algunos balances y expectativas.  En menos de tres años, desde 2014, se ha alcanzado indicadores satisfactorios, según un informe. Se movilizó a 1,8 millones de personas y más de 240.000 organizaciones en proyectos de cooperación. Además, se determinó que el programa influyó en la formulación de políticas en educación, formación, juventud y deporte.