Concluye el curso académico 2019-2020 y con él el primer año de vida de Somos Periodismo, si contamos el periodo de preparación previo a su aparición en la Red. Y ha sido un año muy peculiar, que ha planteado a este proyecto unas exigencias que sobrepasan lo que hubiera cabido esperar. Tratábamos de poner en pie un medio que permitiera a los alumnos sumergirse de manera inmediata en la práctica del periodismo, con la ayuda de profesores y colaboradores que les acompañaran en la tarea, de modo que de manera paralela, complementaria y armonizada con el currículum de asignaturas y tareas discentes, estuvieran abocados desde un primer momento a cumplir con aquella máxima constructivista que reza “lo que haces te hace” y que forma parte del pensamiento ilustrado al que se remite el espíritu que nos anima.

Hay que decir que la inmersión que hemos vivido ha sido profunda e intensa: todos los protagonistas de nuestra publicación han debido hacer lo que todos y cada uno de los redactores y periodistas de cualquier medio profesional: trabajar a distancia, operar con acceso condicionado y a menudo limitado a las fuentes informativas, hallar formas de organización y rutinas de producción periodística que permitan publicar y acceder al público en condiciones satisfactorias, documentarse y obtener contextos necesarios para dotar de sentido a las informaciones, redactar, editar y confeccionar los materiales informativos propios de diferentes géneros, y sobre todo, observar la actualidad con mirada aguda e intención precisa puestas al servicio de la mayor aproximación posible a la excelencia profesional deseable.

Visto desde el interior del Departamento de Periodismo y Ciencias de la Comunicación de la UAB y de la redacción de Somos Periodismo, nos parece que la mera superación de la exigente prueba que ha supuesto trabajar en lo expuesto en las condiciones conocidas supone un notable éxito. No es normal que un puñado de alumnos de grado se vean abocados a semejante experiencia y de manera continuada. Quienes tratamos de indicar el camino podemos dar fe de que tal compromiso es exigible solamente a profesionales titulados, contratados y retribuidos. De ahora en adelante, a este director le complacería que desde dentro y desde fuera de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAB se mirase a los alumnos que han transitado por estas corrientes un tanto azarosas con algo parecido al respeto si no a la admiración. Este periodista que se halla en ejercicio desde hace 53 años ha conocido a profesionales del oficio que probablemente no hubieran estado en condiciones o con voluntad de afrontar un reto como el que acaban de superar los jóvenes, tanto hombres como mujeres, que han vivido la experiencia inaugural de Somos Periodismo.

Cuando, al inicio de esta aventura, quisimos explicar que este portal informativo era, además de un cibermedio, un laboratorio universitario de periodismo, queríamos aludir a lo que finalmente ha acabado por revelarse. Hemos experimentado, investigado, practicado, sometido a prueba, afrontado fracasos y errores y por encima de todo hemos conectado con un público al cual servir y facilitar el ejercicio del derecho democrático a la información. Nuestros analistas trabajan ahora en procesar unos datos de audiencia que resultan ser superiores a lo que sería de esperar en un medio como este (y que ofreceremos a nuestros lectores una vez hayan sido procesados y analizados). No hemos buscado audiencia pero la hemos obtenido, y la audiencia tiene sentido como significado de que hay un público que ha conectado con la experiencia que nuestros jóvenes han realizado y les han proporcionado una retroalimentación que ha de servirles de estímulo: un estudiante de periodismo no suele gozar a menudo de semejante oportunidad. 

Los periodistas de Somos Periodismo (pues periodista es quien ejerce como tal) se van de vacaciones y emplazan a sus lectores a reencontrarse con ellos en el inicio del próximo curso. Y la dirección de este laboratorio universitario de periodismo aprovecha la oportunidad para llamar la atención de la comunidad universitaria, tanto local como nacional e internacional ofreciéndoles la posibilidad de sumarse a nuestra aventura. Vamos a suscribir acuerdos de colaboración con laboratorios semejantes existentes en otras universidades y países, con instituciones comunicativas y científicas, con asociaciones y grupos interesados en la promoción del periodismo y la información democrática como factores de desarrollo. Pero sobre todo nos gustaría aumentar nuestro equipo de colaboradores, y no solo con alumnos motivados e ilusionados, sino con profesores igualmente estimulados por una experiencia que hemos realizado y abierto ante sus ojos demostrando que era no sólo posible sino exitosa y provechosa. 

Somos Periodismo se va de vacaciones y se lleva consigo su cuaderno veraniego de tareas: hacer más y mejor lo que hemos aprendido a hacer. Invitamos cálidamente a quienes nos miran a venir con nosotros y les ofrecemos la posibilidad de gozar de lo que hemos disfrutado con éxito. Hasta el próximo curso, queridos lectores y compañeros.