La calidad del periodismo en la era de la desinformación, más de actualidad que nunca en plena crisis del coronavirus.

El ciclo de jornadas El periodismo de calidad en la era de la desinformación, ha dado el pistoletazo de salida con la primera mesa, titulada “La libertad de los periodistas en estado de alarma”, y que ha contado con la participación de tres ponentes: los periodistas Mar Abad, Pere Ortín y Martín Caparrós. La jornada ha arrancado con un pensamiento del catedrático y doctor en Comunicación José Manuel Pérez Tornero acerca de la “reflexión de futuro” que se ha estimulado y en la que estamentos como la UNESCO y la ONU han puesto el acento como es el caso de las fake news. Tornero ha denunciado la falta de libertad de prensa que sigue vigente todavía hoy en día, y ha sometido también a discusión el planteamiento de si el periodismo está dejando de ser una referencia. Todo ello, ha afirmado, en el marco de un mundo “más global” que necesita “replantearse muchos valores y muchas libertades”.

Mar Abad es una periodista y escritora almeriense. Fundó la revista Yorokobu. Ha recibido prestigiosos reconocimientos como el Premio Don Quijote de Periodismo 2020, por Cómo ha cambiado el español en los últimos 80 años, o el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes en 2019 por El lenguaje impaciente

En su ponencia, Abad ha manifestado las dos posturas diferenciadas que ve respecto al futuro en cuanto a la pandemia. Por un lado, cree que “unos quieren volver exactamente a lo que teníamos antes”, algo que califica como un “peligro”. “Esto tiene que ser una oportunidad para pensar quiénes somos, qué queremos hacer de ahora en adelante. Nos ha hecho ver muchos errores de diseño que tenía nuestra sociedad. Nos ha hecho enfrentarnos al periodismo que nos gusta y al que no nos gusta”, ha manifestado. De la misma forma, Abad también que cree que ahora no es el momento de ponerse una venda, esperar a que todo pase rápido y volver a lo de siempre en cuanto termine la situación actual: “Esto es una oportunidad y tenemos que aprender muchísimo. Hay que intentar reconstruir sobre los errores pasados. Es un gran reseteo profesional y personal”, ha asegurado.

Mar Abad: “El periodismo panfletario se ha hecho más repugnante que nunca”

La periodista ha querido también remarcar la diferencia entre lo que ella considera “periodismo de calidad” y el “periodismo más panfletario”: “En España hemos pasado los últimos años que la prensa era aburridísima. A ver quién decía la bestialidad más grande.” Una situación que, para Abad, provocó que gran parte de la prensa de este país cayera en “descrédito”: “La situación actual nos ha pillado en un momento en el que nos estamos jugando la vida o la muerte”, al tiempo que lamenta: “El periodismo panfletario se ha hecho más repugnante que nunca.”

Abad no ha cesado en reivindicar el concepto de la “información”: “Información que va cambiando, y no pasa nada, porque la gente va cambiando. Los periodistas tenemos que ser conscientes que generamos estados de opinión.” La almeriense ha querido recordar también la importancia del periodismo sin censura: “La libertad de prensa siempre está amenazada y siempre va a estarlo. El día que te duermas alguien va a venir y te lo va a quitar. No solo los poderes políticos, también económicos, tecnológicos. No muchas personas están dispuestas a morder la mano que te da de comer.”

Otro de los ponentes de esta mesa ha sido Pere Ortín, periodista y director de la revista Altair, y exdirector también del recordado programa “El Escarabajo Verde”, uno de los programas más míticos de La 2. Ortín ha expresado su pensamiento acerca de la cuestión de la libertad de prensa con estas palabras: “No es posible que en el Serengeti solo haya leones, también tiene que haber avispas. Tenemos que expresarnos de maneras diferentes a lo que se supone que tenemos que hacer”. Asimismo, Ortín ha criticado también a los grandes conglomerados empresariales tecnológicos: “La información es un deporte que juegan once, pero en el que gana siempre Google, Facebook, Instagram, WhatsApp y Twitter”.

El periodista y escritor argentino Martín Caparrós ha completado este reputado y prestigioso ‘tridente’ de ponentes. Después de haber pasado toda su vida por medio mundo (París, Buenos Aires, Madrid, Nueva York…), con más de treinta libros publicados a lo largo de su carrera, que le han llevado también a ganar un premio Planeta, Caparrós es un referente en lo que compete a la reivindicación del periodista como “vigilante del poder”

Con su habitual sentido del humor, Caparrós ha asegurado estar viviendo unos días “muy raros” y ha lamentado que la situación actual derivada de la crisis del coronavirus nos haya llevado a “desmoronarnos”: “Estamos en la disyuntiva entre tratar de mantener nuestras vidas pasadas, o confiar en que esto que podemos repensar a partir de este momento va a terminar en algún proceso de “desmoronización”. O nos desmoronamos o nos desmoronizamos”, ha bromeado. El periodista argentino considera que durante estos días de confinamiento se ha podido aprender de la realidad a través de los medios. Al tiempo, ha pedido “más ciencia y menos creencia”: “Es un momento en el que no sabemos justamente en que creer. La ciencia está hecha para no creer. Los medios hablaron de la pandemia con muchas historias sensibleras, mucho culebrón”. Del mismo modo, ha manifestado que no considera que se puede tildar de “periodismo” el hecho de “decirte cómo tienes que ponerte la mascarilla o cómo lavarte las manos”. 

Pere Ortín: “Los que han hundido al periodismo no nos van a sacar de esto”

Entre las preguntas del público, se ha suscitado una que cuestionaba si no hay demasiadas plataformas hoy en día, y cómo se las puede ayudar a plantear un contenido de calidad. Pere Ortín ha recordado que “los diseñadores pueden hacer grandes trabajos de recolección” sin la participación del periodista, al tiempo que ha invitado a “cambiar el paradigma, el cambio de juego”. Ortín se ha mostrado muy crítico con la gente que, a su parecer, ha “hundido” al periodismo, asegurando además que estos “no nos van a sacar de esto”: “Las grandes corporaciones con su dinero de fondos de inversión no nos van a sacar del pozo.” El director de Altair ha reivindicado “silencio” frente a “la bulimia de la información”: “Frente a la información, reflexión. Frente al play, la idea de la pausa. Todo el rato en play no se puede construir periodismo”, ha sentenciado.

Por su parte, Mar Abad, que ha calificado las palabras de Ortín como “una lección de buen periodismo”, ha reivindicado la necesidad de un periodismo “crítico” y “que ayude a pensar”. Contrapuesto con aquél que únicamente ayuda a “refermar” los ideales y “aferrar a la sociedad a un determinado bando ideológico”. 

Martín Caparrós: “A mí me gusta que no me tengan confianza”

Irónicamente, Martín Caparrós ha propuesto hacer una “pequeña enmienda a la totalidad” al concepto de “recuperar la confianza” de los ciudadanos: “No creo que haya que recuperar la confianza. A mí me gusta que no me tengan confianza. Es sano que el lector no tenga confianza en lo que lee, sea aquí o allá o en cualquier parte”, ha manifestado.

Otra de las cuestiones que ha salido a relucir ha sido acerca de las habilidades básicas que deben acompañar siempre a un buen periodista. Ortín ha puesto rápidamente sobre la mesa el concepto de “la pregunta”: “El periodista es un ignorante que disimula”. Acerca de las fuentes que debe consultar todo periodista, Mar Abad ha manifestado que los medios deberían tener “un punto de información básica necesaria”, para poder combatir a los memes, las mentiras y la información que suelen facilitar sobre todo los políticos. 

Precisamente en relación a la llamada “infodemia”, es decir, todo lo que atañe a informaciones manipulados, bulos y fake news, Mar Abad ha considerado que lo importante es tener una gran cantidad de fuentes de información y que sea cada persona quien decida cuál le inspira más confianza. Por su parte, Caparrós ha lamentado la existencia de la “sociedad de la infoxicación” con otra gran metáfora: “No hay forma de hacer del ruido melodía. El ruido está ahí. La escucha es lo que puede cambiar.”

Pere Ortín: “Hay que buscar siempre la belleza”

Ya como clausura de esta primera jornada de mesas en conmemoración de la semana de la Libertad de prensa, los tres ponentes han querido hacer una reflexión sobre lo que está por venir. Ortín ha asegurado no tener “ni idea” de modelos de negocio, ni tampoco de cómo va a terminar la situación actual, ni de lo que se podrá hacer: “Yo solo digo que trabajo contra el dogma apocalíptico y solucionista. Tenemos la obligación de buscar un periodista no sé si nuevo, novedosos, renovado o qué, pero hay que hacer algo diferente”. El director de Altair, muy crítico, ha recordado que el periodismo de la infoxicación “nos ha llevado a la ruina”: “Frente a esto podemos ponernos a llorar, decir que todo está fatal, etc. No me da la gana. Contra el dogma este de la vida es una mierda, no es así, vamos a seguir haciéndolo con la gente que es valiente y generosa para desafiarse a sí misma, y a los lectores construyendo algo que no sabemos ni para dónde va ni qué es”. Siempre buscando “la belleza”, ha remarcado: “Estamos hartos de construir un mundo solo a partir del apocalipsis de sus miserias, que son muy importantes pero que no definen a los seres humanos.”

Mar Abad ha asegurado que “en las situaciones más duras es cuando hay que echarle más ganas e ir para adelante”, recordando que tampoco hay otra opción: “Llevamos tantos años buscándonos la vida… Lo que no se puede perder son las ganas. Te equivocarás mucho, pero al final hay que sacar todo lo bueno de lo malo”, ha manifestado, haciendo una llamada al optimismo.

Por su parte, Martín Caparrós ha lanzado este consejo a los periodistas actuales, y en concreto, a las generaciones venideras: “No piensen dónde trabajar ni en qué modelo de negocio. Búsquense la vida fácil y barato, piensen que quieren hacer, si no tuvieran que depender de ningún otro. Si se les ocurre que hay algo que responde esa pregunta, háganlo y dejen de preguntarse por modelos de negocios”, ha enfatizado. 

Ya para clausurar la primera mesa de estas jornadas, José Manuel Pérez Tornero ha recordado la importancia de “redefinirnos” como periodistas en un momento de “desmoralización” y “demolición” como el actual: “O tal vez es que no teníamos pensado nada antes y ahora tenemos que pensar por primera vez.” Tornero ha hecho una llamada al optimismo aventurando que “el periodismo puede ser de otro modo”, que no sea “banal”, sino “estimulante”. Remarcando en todo momento la necesidad de “reflexionar críticamente” de ahora en adelante, aprovechando esta situación de confinamiento, que considera que puede ser “un buen momento de serenidad” que nos permita seguir aprendiendo.