Fuera de todo cálculo de Londres y Bruselas, los escenarios de las negociaciones pos Brexit generan expectativas. La recesión económica mundial generada por la crisis sanitaria del Covid19 limita la posibilidad de acuerdos comerciales. 

El Brexit se aproxima a un escenario que no estaba en el cálculo de ni del más apocalíptico de los analistas económicos. El pasado 27 de febrero, hace poco más de un mes, Boris Johnson sostenía su discurso temerario de no ceder más concesiones en frente potencial acuerdo bilateral post Brexit con la Unión Europea (UE). Hasta junio de este año se espera un acuerdo en las líneas generales, caso contrario, Londres amenazaba con dejar el comercio exterior con la UE a merced de las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), el peor de los escenarios de comercio exterior.  

Pero el sueño aislacionista liderado por Johnson y aupado por el Parlamento Británico, ahora cada vez se vuelve más titánico. Un acuerdo ratificado en enero pasado dejó de ser una prioridad ante la escalada de casos de coronavirus COVID19. 

El virus, que ha dejado claro que no conoce ni de fronteras ni de posiciones políticas, también paralizó a Reino Unido y Johnson se ha visto obligado a poner a prueba su apuesta económica en un contexto de recesión económica que aún está en desarrollo. Ahora, tanto Reino Unido como la Unión Europera deberán revisar bien sus cartas antes de jugarlas. 

El 31 de enero se detectó el primer caso de Covid19 en York, Reino Unido. Foto: Markus Spiske / Pexels.com


A pesar que Johnson apostó en un inicio por medidas de corto alcance para contener el virus hasta llegar a polémicos pronunciamientos en los cuales vaticinaba que muchos británicos perderían a sus seres queridos, ha ido cambiando su postura con el paso de los días, hasta verse obligado a pedir a su población quedarse en casa. 
Su plan de contagio controlado con la esperanza de crear inmunidad en la población tuvo un costo más alto del que calculaba. Según The Guardian, este viernes 27 de marzo, Reino Unido ha cuatriplicado las muertes de coronavirus en una semana, con 759 decesos y 14,579 casos positivos. En este último dato está incluido el Principe Carlos de Inglaterra y, paradójicamente, el mismo Boris Johnson, como lo anunció desde su cuenta de Twitter.

Si bien la postura de Downing Street se ha doblegado ante la crisis sanitaria, no ha sido así respecto a los acuerdos post Brexit que siguen estando en agenda. Una apuesta que no deja de ser desafiante ante un virus cuyo costo político, económico y humano no ha sido aún calculado.  Las negociaciones continuarán via videoconferencia, por pedido de los de Downing Street, a pesar de que, inclusive han sido contagiados los dos jefes de negociación para el Brexit, tanto de Reino Unido David Frost y como su contraparte en la Unión Europea, Michel Barnier.

Nuevos desafíos económicos

Más allá de los acuerdos de retirada del post Brexit, tanto los británicos como la Unión Europea deberán mirar casa adentro antes de formalizar una propuesta. Reino Unido quiere poner a prueba su autonomía económica y de sus socios leales frente a esta crisis. Según Mervyn King, ex gobernador del Banco de Inglaterra, la crisis es una oportinidad para consolidar la visión de unidad en Reino Unido. La respuesta sugerida es una inyección de capital del Gobierno a las empresas locales afectadas por la crisis sanitaria, a pesar de que esto podría agudizar una deuda pública. King considera que frente a la crisis del coronavirus, la formula del salvataje se aplicará en muchos países, por lo que el Brexit será un tema secundario.

Por su parte, la Unión Europea también se deja ver las costuras en su cohesión política y económica y evidencia diferencias entre sus estados miembros, sobre todo Holanda, Alemania, Portugal, Italia, España. Estos dos últimos, los países más afectados por la crisis sanitaria, pujan por liberar los ‘coronabonos’ para aliviar su economía. Estas diferencias pueden debilitar la capacidad de negociación del Espacio Económico Europeo con mercados externos, y dejan entrever asimetrías que no se resuelven desde crisis pasadas, como la de Grecia en 2010.

Las siguientes semanas serán claves para ver el rumbo que toman las negociaciones, los alcances de los acuerdos. Mientras tanto, el coronavirus sigue expandiéndose en los dos lados del Canal de la Mancha. 

A continuación, 10 hitos que explican el desarrollo paralelo del Brexit y la crisis del coronavirus.