El caso de Negrito, el primer gato con coronavirus detectado en España, ha levantado muchas dudas y rumores: ¿Los animales pueden contraer coronavirus? Y, además, ¿pueden infectar a personas? Los Investigadores del Centro de Investigación en Sanidad Animal (CReSA) del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), que fueron quienes descubrieron el hallazgo, han aclarado todas estas cuestiones, pero sobre todo han querido lanzar un mensaje de tranquilidad: “La cadena de transmisión de los virus se produce de las personas hacia los gatos, y éstos son las víctimas colaterales de la enfermedad en los humanos”.

El núcleo familiar donde vivía Negrito presentaba algunos casos positivos de coronavirus, y su propietario había fallecido por la enfermedad. El gato fue trasladado al veterinario tras presentar una insuficiencia respiratoria y cardíaca, además de un nivel de plaquetas muy bajo. Debido a la gravedad de la situación el veterinario optó por realizarle la eutanasia. Más tarde, el felino fue derivado a Unidad de Biocontención del CReSA con el fin de practicarle una autopsia, puesto que al haber estado en un ambiente donde había varios casos de coronavirus quería comprobarse si su muerte había tenido alguna relación con el virus.

Los análisis realizados concluyeron que el gato sufría una cardiomiopatía hipertrófica,patología que había producido su muerte. Sin embargo, la necropsia también determinó que Negrito presentaba coronavirus. Concretamente, el virus aparecía en muestras extraídas de la nariz y del nódulo linfático mesentérico (que drena el intestino).

En el siguiente video el investigador del IRTA-CReSA Joaquim Segalés explica los anteriores casos de coronavirus que se han dado en felinos (CAT):

Aunque las investigaciones concluyeron que el animal falleció debido a su patología cardíaca, ¿pudo tener el coronavirus algo que ver con su muerte? Joaquim Segalés ha arrojado luz a la cuestión:  «el hallazgo de SARS-CoV-2 en este animal fue incidental y no estuvo relacionado con la sintomatología clínica por la que se decidió eutanasiarlo». De este modo, las investigaciones concluyeron que la carga vírica encontrada era baja, por lo queninguna de las lesiones que presentaba el animal era compatible con una infección por el virus.

Si bien es cierto que la comunidad científica lanza un mensaje de tranquilidad, este caso se suma al creciente temor en la sociedad acerca de la incidencia del virus en animales. El mes pasado vimos como en Italia se abandonaron perros de forma masiva, debido al miedo y la creencia de que las mascotas pueden contagiar a los humanos del virus. Sin embargo, ¿hasta que punto es esto cierto? 

Joaquim Segalés señala que «La cadena de transmisión del virus se produce de las personas hacia los gatos, y éstos son las víctimas colaterales de la enfermedad en los humanos» por lo que no existen pruebas fehacientes de que los animales puedan contagiar a humanos.  «la vía de transmisión predominante del COVID-19 es de humano a humano”.

En el siguiente vídeo el investigador arroja luz sobre el papel que juegan los animales en la transmisión del virus a través de la Información sobre estudio experimental reciente en China sobre la infección y la transmisión en animales (ESP).

El caso de Negrito arroja además otras dudas; ¿de qué forma hay que actuar con nuestras mascotas si hemos contraído el covid-19? Los investigadores, siguiendo la línea de la Organización mundial de la Sanidad Animal (OIE) recomiendan que se tomen las medidas básicas de higiene – lavarse las manos, desinfectar objetos y zonas con las que se hayan tenido contacto- e higienizarse tras el contacto con animales y con su comida. Destacan también que, a poder ser, debería evitarse el contacto directo en la medida de lo posible.

La investigadora Natalia Majó declara que por ahora “son pocos los estudios realizados sobre la susceptibilidad de distintas especies animales al nuevo coronavirus”, pero todos los casos detectados de gatos con covid-19 se debían al estrecho contacto con personas infectadas, por lo que el mensaje lanzado por la comunidad científica es de tranquilidad. 

La difusión de noticias como ésta forman parte del fenómeno conocido como infodemia;la generación de una excesiva cantidad de información referido a un problema– en este caso el covid-19- que genera cierta confusión. Éste término que fue usado por la OMS, define, en resumen, lo que sería una “pandemia de información”, que crea confusión y caos en el lector. Otra noticia que se ha difundido estos últimos días que podría definirse como infodemiaha sido la creencia o especulación de que el aire acondicionado repercute en la propagación del coronavirus, una hipótesis que se difunde sin ser verificada y que, por lo tanto, no informa, sino que confunde.