El via crucis del euro

La divisa única cotiza en mínimos desde abril de 2017 frente al dólar

El euro está sufriendo más de lo previsto a inicios de 2020 y continua debilitándose, llegando a alcanzar una depreciación del 3’5 % respecto al dolar
ALBERTO TERUEL, estudiante de tercero de Periodismo
El euro se halla sumido en una profunda crisis. Si bien es cierto que, tras un mal 2019 por parte de la divisa única europea, los analistas esperaban una remontada respecto al dólar, la realidad se aleja de los pronósticos.
Esta crisis viene motivada por un contexto internacional problemático. El año 2019 estuvo marcado por el estancamiento del comercio internacional y la casi recesión de Alemania e Italia, mientras que el 2020 se encuentra marcado por el brote de coronavirus, catalizador de esta incertidumbre que presiona a la baja a la divisa única.

Karen Ward: “Cuando china estornuda, el resto del mundo se resfría”

Tal como indican los analistas de TD securities, el coronavirus está haciendo un daño especial en el euro no solo por el efecto que puede tener la desaceleración en China sobre las exportaciones europeas, sino también por el sentimiento de riesgo en el mercado que lleva a los inversores a buscar refugio en el dólar.
Sin embargo, el brote de Wuhan no es el único causante de esta desconfianza. La reunión del BCE en el mes de enero, tras la que se depreció el euro, y la evolución política en la Eurozona, donde destaca la renuncia de Kramp-Karrebauer al puesto de canciller, contribuyen en gran medida a mantener este clima de incertidumbre.
Esta depreciación de la divisa única viene acompañada de un fortalecimiento del ‘billete verde’ ya que los datos macro en EEUU están mostrando resistencia, lo que hace que aumente la brecha de precios y PIB entre ambas regiones.
El último dato de inflación en EEUU muestra un crecimiento de los precios del 2’5 anual, por encima del objetivo marcado por la reserva federal, por lo que obstaculiza una posible bajada del tipo de interés.
La suma de estos factores desemboca en una cotización prácticamente plana de la divisa única, situándola en 1,083 dólares por cada unidad de euro, cifras mínimas en los últimos 2 años y medio.